.

El alcalde priorizó aspectos como rehabilitación de caminos y dotación de agua

Parral.- El ayuntamiento de Matamoros ha tenido mucho trabajo luego de las lluvias que se dejaron sentir en el año que toca a su fin, aseguró el alcalde Jesús Enrique Peña al mencionar que los caminos quedaron en muy malas condiciones con lo que quedaron incluso algunas comunidades incomunicadas.

“Gestionamos ante gobierno del estado para que nos apoyara con combustible para la maquinaria en base a lo que ya se hizo, no es que apenas vayamos a empezar con la reparación de los caminos toda vez que en un reciente recorrido por todo el municipio hoy podemos decir que la máquina ha regresado a la cabecera municipal, lo cual no hacía desde que las lluvias terminaron”, celebró.

Señaló que ante lo maltratado de los caminos se hizo necesario rentar una moto conformadora particular para 100 horas de trabajo, ya que caminos como el acceso a Valle de Allende estaba prácticamente cerrado, así como el acceso colindante con Durango a través de una brecha a Rosario.

“En esas comunidades no podían asistir a la escuela, por lo que nos dimos a la tarea de agilizar los trabajos y restaurar las terracerías, amén de que está por llegar maquinaria de parte del gobierno del estado con un convenio de 200 horas de trabajo, cubriendo el municipio la alimentación del operador”, explicó.

El edil anunció también la puesta en marcha de un poso en la comunidad de Valsequillo cuya licitación ya está en proceso, por lo que en breve se firmarán contratos y se podrá resarcir el problema de la falta de agua que data de años, concluyó el munícipe.

Por Redaccion